"¡La primera gran Madre es María Santísima!"

ntra sra de la divina providencia sitio

(20/11/2015) Cada 20 de noviembre la familia orionita festeja el día de Nuestra Señora de la Divina Providencia, patrona principal de la Pequeña Obra de la Divina Providencia y en cada casa de la Obra Don Orione se celebra la Eucaristía en honor a María.

Don Orione tenía una gran fe en la Virgen María, a quien le encomendaba sus obras, sus pobres, sus hijos, su vida. Por esto compartimos con ustedes una hermosa oración a Ella, la celestial fundadora de su Congregación:

 

Oración a María, celeste fundadora

¡Ave, oh María, llena de gracia, intercede por nosotros!

Recuerda, Virgen Madre de Dios, mientras estás en presencia del Señor, de hablarle e implorar por esta humilde Congregación tuya, que es la Pequeña Obra de la Divina Providencia, nacida a los pies del Crucifijo, en la gran semana del Consummatum est.[1]

Tú lo sabes, oh Virgen Santa, que esta pobre Obra es Obra tuya: Tú la has querido, y has querido servirte de nosotros, miserables, llamándonos misericordiosamente al altísimo privilegio de servir a Cristo en los pobres; nos has querido siervos, hermanos y padres de los pobres, vivientes de fe grande y totalmente abandonados a la Divina Providencia.

Y nos has dado hambre y sed de almas, de ardientísima caridad: ¡Almas! ¡Almas!

Y esto en los días que más recordaban al desangrado y consumido Cordero, en los sacros días que recuerdan cuando nos has generado en Cristo, sobre el Calvario.

¿Qué hubiésemos podido nosotros, sin Ti? ¿Y qué podríamos, si Tú no estuvieses con nosotros?

Entonces, di: ¿a quién iremos nosotros, si no es a Ti? Y ¿no eres Tú la meridiana antorcha de caridad? ¿No eres la fuente viva de aceite y bálsamo, la celeste Fundadora y Madre nuestra? ¿Tal vez no es en Ti, oh Bendita entre todas las mujeres, en la que Dios ha reunido toda la potencia, la bondad y la misericordia?

¡Oh sí: en Ti misericordia, en Ti piedad, en Ti magnificencia, ¡en Ti se reúne lo que en criatura hay de bondad!

Sí, sí, ¡oh Santa Virgen mía! Todo lo tienes Tú, y todo lo puedes Tú, ¡lo que Tú quieras!

Nel nome della Divina Provvidenza, 155.

[1] Referencia a la Semana Santa.

Fuente: LoQueYoRecibí (Blog del padre Facundo Mela, fdp)

 

Madre de la Divina Providencia

El culto a la Virgen María bajo el título de Madre de la Divina Providencia parece tener su origen en el año 1732, cuando la Iglesia de San Blas y Carlos en Roma se expone la imagen de la Virgen con el Niño en sus brazos y se presentó con ese nombre.

En 1744 Benedicto XIV concede anualmente para celebrar también una solemnidad en honor de Nuestra Señora, Madre de la Divina Providencia, el sábado antes del tercer domingo de noviembre. Entonces se levantó con el mismo nombre que una hermandad autorizada por el Papa y elevado al rango de confraternidad por Gregorio XVI.

Don Orione acogió el culto que se adaptaba a la finalidad y el nombre de su Congregación. La Santa Sede permitió a los Hijos de la Divina Providencia insertar la celebración en el calendario y se estableció su celebración cada 20 de noviembre.

“¡La primera gran Madre es María Santísima!. ¡La segunda madre es la Santa Iglesia!. ¡La tercera, pequeña pero también gran madre es nuestra Congregación!. ¡Pertenezcan totalmente a María Santísima, pertenezcan a la Iglesia por completo!” (Don Orione. Las últimas Buenas noches. 8 de marzo de 1940).

 

TOP